Cuatro de cada 10 jóvenes menores de 25 años no tienen trabajo, una situación de precariedad que ha denunciado UGT Juventud a través de un informe.

Una realidad que, según el sindicato, se debe a la creación de puestos temporales, horas extras sin remunerar, reducción de jornadas no deseadas y elevados índices de temporalidad, entre otros.

El dato positivo del estudio es que el desempleo juvenil descendió tímidamente en 2016, un 3% respecto al total de 613.900 desempleados que quedaron al finalizar el año pasado. Sin embargo, estos datos “no se corresponden con la creación de empleo, sino que casi en su totalidad responde a la cantidad de jóvenes que han abandonado el país y a quienes, por falta de oportunidades laborales, han regresado al sistema educativo”, según explica UGT en el informe.

En cuanto a los salarios, los trabajadores menores de 25 años cobran la mitad que los mayores de esta edad. Así, el sueldo de los primeros asciende a 11.568,60 euros, llegando a los 18.674,87 euros en el caso de los menores de 35 años.

Según explica en una comparecencia el Responsable de Juventud de UGT, Eduardo Magaldi, “la temporalidad ha crecido un 3% para este colectivo, situándose en el 57%; el 36% de los contratos tienen una duración inferior a 6 meses; el 28% de los contratos son a tiempo parcial y, de ellos más de la mitad lo tienen por no haber encontrado otro empleo; un alto volumen de jóvenes realizan horas extras; y la mayoría de este colectivo tiene sueldos bajos, a pesar de que hay sectores que están aumentando su producción de manera considerable”. Estas declaraciones están extraídas de un vídeo compartido por UGT, que puedes ver a continuación.

Por lo tanto, la denuncia está dirigida tanto a  la falta de empleo como a su mala calidad. Una generación que compite en experiencia, cualidades y habilidades a grandes escalas y que se adapta a la situación laboral, la cual requiere el empleo de horas extra sin remunerar, además, no cobran un sueldo a la altura de su puesto.

Share This