La guerra comercial entre China y Estados Unidos es real, un problema que está afectando a diferentes industrias, empresas y productos chinos y norteamericanos.

A lo largo del verano, los dos países han ido anunciando el incremento de los nuevos aranceles sobre las importaciones. En primer lugar, Estados Unidos va a aplicar aranceles del 10% a productos chinos importados por valor de 200.000 millones de dólares. Como respuesta, China ha anunciado que el 24 de septiembre aplicará tasas sobre 60.000 millones de importaciones en productos y empresas del país norteamericano.

Las empresas de EE.UU. que tienen presencia en China han criticado la medida ya que aunque solo se trate de una técnica del gobierno para crear presión comercial entre los dos países, las empresas se verán profundamente afectadas ya que tendrán un impacto negativo en su actividad de negocio.

Trump afirma que estos aranceles irán aumentando a no ser que el gigante asiático tome represalias similares con industrias y empresas norteamericanas.

Si quieres conocer todos los detalles, visita el siguiente enlace de Cinco Días.

Share This

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar