A pocos días de que comience la época estival, que trae consigo el inicio de las vacaciones, llega ‘Roam like at home’.

A partir de este 15 de junio, ningún usuario de móviles tendrá que pagar sobrecargos en el uso del teléfono móvil cuando viaje a otro país de la Unión Europea. Lo que significa que tanto llamadas y mensajes, como la navegación por internet, no supondrán una tarifa superior de la que tengas contratada en tu país.

Ahora bien, hay que leer la letra pequeña. El primer requisito es que el territorio al que viajes pertenezca a la Unión Europea. No importa el motivo del desplazamiento, ya sea por trabajo o por ocio, la tarifa no varía.

Eso sí, tanto en tu país como en el extranjero, se tomará como referencia el contrato que tengas en el país donde resides, ya que dependiendo del lugar las tarifas varían. Ahora bien, si estás pensando en aprovecharte de precios más baratos de otros países en los que no vives de forma permanente, olvídate de ello. Lo primero que van a comprobar a la hora de hacerte el contrato es precisamente eso para evitar problemas de competencia desleal.

El requisito es utilizar el roaming por un periodo inferior a cuatro meses. El fin del sobrecoste por itinerancia está pensado para viajes cortos y no para extranjeros que residen de forma permanente en otros países.

Si el usuario comete un abuso, como el de superar este periodo, las operadoras entran en juego. Podrán pedir explicaciones y pruebas como el permiso de residencia.

Durante los siguientes 14 días, el cliente deberá ofrecerle la documentación. Si el resultado es favorable a la compañía, el cliente tendrá que pagar el mínimo de 3,2 céntimos minuto de voz, 1 céntimo por los SMS, y 7,7 euros/Gb consumido. En el caso de los Erasmus de más de cuatro meses, la residencia temporal podrá demostrarse.

¿Cómo afecta a las compañías telefónicas?

Las compañías de teléfono serán las que se encarguen de establecer los precios mínimos. De este modo, los 28 países miembros han acordado los siguientes costes: 0,032 euros por minuto para las llamadas, 0,01 euros para los sms y 7,7 euros por gigabyte de datos, que será de 6 euros a partir del 1 de enero de 2018, 4,5 euros en 2019, 3,5 euros en 2020, 3 euros en 2021 y 2,5 euros en 2022.

No sabemos cómo afectará estas medidas a las compañías, pero teniendo la tranquilidad de que podremos coger un avión, aterrizar en Roma o París y encender el móvil sin el miedo de ¿habré desactivado los datos?

Share This

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar